Tecnociencia: Contaminación y árboles como indicadores ambientales

Participamos en el programa Tecnociencia de Canal 13C

"Los árboles son importantes indicadores ambientales. En un nuevo capítulo de Tecnociencia en Ruta, Andrea Obaid y Cristián Campos Melo viajarán hasta Puchuncaví donde científicos están estudiando los anillos de los árboles para medir la contaminación de esta importante zona industrial. También visitarán el Parque Fluvial Padre Renato Poblete, en Santiago, para conocer una investigación sobre el rol de los parques urbanos frente al cambio climático en las ciudades."

El contenido completo, en este link:

http://www.13.cl/c/programa/tecnociencia/capitulos/15-julio-2015-contaminacion-y-arboles-como-indicadores-ambientales

Sin_t_tulo.png

IMG_5804.JPG

El déficit de áreas verdes en Santiago

Tomado de CNN (31/01/2015)

Hace algunos días se inauguró el parque Renato Poblete en Quinta Normal, donde cerca de veinte hectáreas solucionan, en parte, las necesidades de áreas verdes en Santiago. La capital está por debajo de los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esta materia, y además existe un problema de distribución de estas zonas en la ciudad. 

Por ahora, se espera que la ejecución de los parques del Plan Chile Área Verde finalice en el año 2017. Para más detalles, revisa el video adjunto. 

1441056065329-cnn.png

Desalanización, sustentabilidad y ecosistemas

Comparto comentarios en dos artículos de la revista Ruta de la Sustentabilidad del diario La Segunda, respecto al uso potencial de desalinizadoras para uso industrial y consumo humano. 

1- Desalinización: Cuáles son sus (des)ventajas

Desalinizaci_n1.jpg

Desalinizaci_n2.jpg

2- Desanilización se abre camino en el norte

noticia_desaladora2.jpg

Opinión: La utilidad de los parques urbanos para mitigar desastres naturales

Tomado de: Plataforma Urbana

copiapo-tras-aluviones-2015-ministerio-de-agricultura-via-flickr-528x396.jpg

Ante fenómenos climáticos que generen aluviones graves, inclusive con víctimas fatales como los ocurridos en el norte de Chile, las quebradas urbanas deben estar preparadas para recibir enormes volúmenes de agua y sedimentos. Estos eventos podrían repetirse cada cinco, 25, 50 ó 100 años, por lo que es responsabilidad legal y política de las autoridades prohibir la instalación de viviendas en sectores de riesgo. Pero no solo deben prohibirlo sino también asegurarlo.

Dado el gran tamaño de estas zonas, ¿qué se puede hacer con ellas? ¿Es una alternativa óptima dejarlas sin urbanizar? ¿Basta con convertirlas en eriazas y, en consecuencia, a merced de quienes no pudiendo acceder a viviendas formales se instalen en estos peligrosos lugares?¿Se debieran construir defensas fluviales o piscinas de control aluvional en medio de la ciudad que solo funcionen una vez cada 25 años? No. Esos sitios deben urbanizarse pensando también en el bienestar de los ciudadanos: con parques urbanos.

Sigue leyendo la columna después del salto.

Los parques urbanos son doblemente útiles pues, además de los beneficios ambientales y sociales que ofrecen de modo permanente, permiten el desarrollo de obras. Éstas pueden mitigar el impacto de aluviones, modificando el relieve a pequeña escala para impedir el flujo de agua y sedimentos hacia las zonas residenciales, y posibilitando la retención o bien el retardo del flujo. En este sentido, los humedales de los parques urbanos son especialmente eficaces ya que pueden recibir grandes volúmenes de agua que arriban con alta velocidad, almacenarlos temporalmente y liberarlos lentamente, evitando los efectos de la fuerza que ejercen los torrentes.

Los parques ofrecen beneficios cotidianos que demandan de una mantención cuyo costo es variable según su equipamiento y está asegurado en el tiempo. El gasto se justifica en tanto mejoran la calidad ambiental urbana y la calidad de vida de quienes los visitan. Ante desastres con la magnitud observada en el norte de Chile, pueden destinarse a ser áreas de sacrificio, es decir, lugares amplios donde contener el paso del lodo, aun cuando lo destruyan completamente, sirviendo incluso como piscina de control aluvional.

A diferencia de lo que ocurre con las viviendas, las instalaciones deportivas complejas o el comercio, el costo de reconstrucción de un parque es mucho menor. Además es marginal en relación al costo de la mantención anual de los parques. Cinco años de mantención equivalen al costo de su construcción, por lo que la reparación de un parque no representa una inversión desorbitante, como sí lo puede ser la reconstrucción de viviendas. Es decir, construir parques es una alternativa altamente costo-efectiva al compararlo con otros tipos de artefactos urbanos y en relación a sus mismos costos de mantención.

Las ciudades están expuestas a fenómenos naturales que pueden devenir en desastres urbanos. La prevención pasa por disponer de una estructura urbana que mitigue los impactos de estos eventos extremos que, de acuerdo a expertos sobre cambio climático, serán cada vez más frecuentes.

El parque Kaukari de Copiapó, ubicado en el cauce mismo del río, pudo ser clave para mitigar el impacto del último aluvión. En el papel, su diseño lo permitía, dado que fue planificado con una capacidad de crecidas de grandes dimensiones (100 años de periodo de retorno). No obstante, sólo la etapa más pequeña y estrecha del parque, ubicada aguas-abajo del río (la porción más baja) ha sido construida y muy recientemente inaugurada, por lo que su efectividad no puede ser evaluada hasta que no se terminen las siguientes etapas.

Imagen: Copiapó, marzo 2015. © Ministerio de Agricultura de Chile (vía Flickr).

Por Francisco de la Barrera, Investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable UC(Cedeus).

La caida verde del Gran Santiago, Gran La Serena y Gran Concepción

9 m2 por habitante

Popularmente conocido es el indicador “recomendado” por la OMS que reza que la dotación mínima de áreas verdes en un área urbana debe ser de 9 metros cuadrados por habitante. Este indicador es de uso estándar y eficaz para denunciar la falta de plazas y parques, para demandar recursos y para justificar inversiones en espacios públicos. No obstante su origen es no suficientemente claro y usualmente no es citada su referencia. Se dice que proviene de un informe preparado por un consultor de la FAO. ¿Cuál es su fundamento?, ¿cuánto sentido tiene que bajo ese umbral de 9m2/hab la probabilidad de gozar de buena salud sea menor? Pese a que no lo sabemos, es un criterio instalado en la opinión pública e incluso entre profesionales de los gobiernos.

Quisiera discutir dos aspectos asociados a este indicador: 1- Qué entendemos por área verde, para luego asignar una cantidad mínima por habitante, y 2- ¿es acaso la cantidad de superficie de área verde un indicador suficientemente robusto?

Área verde es un concepto usado en la planificación territorial y se plasma en un plano que asigna a un espacio delimitado la condición de “ser verde”, es decir, un espacio donde no se realicen actividades residenciales, industriales o comerciales y en que exista vegetación (árboles, arbustos, cubresuelos o pasto). En Chile existen (literalmente) incomparables catastros de áreas verdes, donde, se reconocen como tales a plazas, parques, bandejones y rotondas, pero también pequeñas áreas con vegetación (menores incluso a 300m2) o con anchos inferiores a 5 metros. También se incluyen como áreas verdes a los maceteros colgantes, clubes de golf, clubes deportivos, estadios, campus universitarios y otros centros educacionales, cementerios, quebradas, lechos de ríos e incluso bordes de autopistas. Todo suma al cálculo de disponibilidad de área verde por habitante. Una comuna puede tener una mayor cantidad de áreas verdes por habitante si cuenta con un cerro isla, aun cuando tenga una superficie menor implementada como parque,  o esté a más de 5 km de la gran mayoría de los vecinos. Algo similar sucede con los clubes de golf en comunas de baja densidad poblacional: la disponibilidad de áreas verdes por persona se dispara, pese a ser espacios de pago. Más allá de si coincidimos en qué consideramos como área verde y en que los catastros no contribuyen a la discusón por incorporar diferentes criterios y no ser comparables entre sí, los catastros informan sobre valores muy por debajo de 9 m2/hab para la mayoría de las comunas urbanas del país. Entonces, el indicador es claro y efectivo para hacer a todos consientes del déficit de áreas verdes.

Y si esto está mal, entonces ¿qué deberíamos considerar como área verde? En mi opinión, compartida por otras investigadoras del mismo CEDEUS, es que primero conviene abandonar la idea de área verde y comenzar a hablar directamente de plazas y parques, dado que son los espacios públicos con vegetación de interés y acceso público. Luego, ser honestos en relación a lo que esperamos de las plazas y parques, dado que los beneficios que éstos ofrecen son múltiples y por tanto, su dotación mínima en superficie y su localización ideal dependerán de los beneficios a ofrecer. Resumidamente, existe una serie de beneficios asociados al mejoramiento de las condiciones ambientales a nivel local y regional, donde un cerro isla puede ofrecer enormes servicios ecosistémicos en ambas escalas. Luego existen beneficios de carácter más local asociados al uso directo de las plazas y parques, donde existen indicadores internacionales que se refieren a superficies mínimas por habitante, a distancias máximas, estando orientadas a contar con plazas a menos de 300 metros o 5 minutos de caminata, o bien, parques locales a menos de 5 km o parques metropolitanos a menos de 10 km.

El instalar el mensaje de contar con una dotación mínima de áreas verdes por habitante tomó años y tuvo frutos, al menos a nivel de discurso público, existiendo interesantes programas de inversión pública, por ejemplo para construir más parques urbanos. Ahora, es el momento para sincerar el uso de los indicadores y complejizar el discurso. Se requieren plazas accesibles y de uso cotidiano para los vecinos, que ofrezcan oportunidades de interacción social, mejores las condiciones ambientales del entorno local y embellezcan los barrios. En tanto, los parques, como sitios de visita esporádica, deben proveer algunos de estos servicios, pero también otros, de índole deportiva, masiva y aportar a la conservación de la biodiversidad local. Finalmente, también se necesitan esos otros espacios con vegetación, tales como maceteros colgantes, campus universitarios y cementerios, así como también del arbolado público y los jardines residenciales. Todos aportan a la sustentabilidad urbana, pero de modo diferenciado y los indicadores deben dar cuenta de ello.

Texto original publicado en www.cedeus.cl

Socializar conocimientos n°2: Observando Chile desde la distancia

El libro “Socializar Conocimientos N°2 Observando a Chile desde la Distancia”, reúne estudios sobre temas claves para Chile y surgió luego de diversas instancias de encuentro realizadas por la Red de Investigadores Chilenos en España (RedInche), donde académicos, investigadores y estudiantes intercambiaron sus conocimientos.

Los trabajos del libro cuentan con la aprobación de un riguroso proceso de evaluación por pares externos (referato ciego), en la cual participaron académicos de diversas universidades de España, Chile, Argentina, Portugal e Inglaterra.

La ceremonia de lanzamiento realizada en Chile se llevó a cabo en la Cancillería y estuvo liderada por la directora de la Fundación Imagen de Chile, Myriam Gómez, quien destacó que esta iniciativa refuerza un aspecto fundamental en la labor de la Fundación, que es el fortalecimiento de los vínculos entre los chilenos que estudian o investigan en el extranjero y que, con su trabajo, contribuyen a la consolidación de una imagen positiva del país.

“Para nosotros es clave ser aliados de esta red, que reúne alrededor de 150 investigadores chilenos, porque implica la posibilidad de llegar a una comunidad de compatriotas de excelencia que volverán al país a entregar todo el conocimiento generado y que, durante su estadía en el extranjero, se constituyen como importantes constructores y embajadores de la imagen país, proyectando con su trabajo un Chile que aporta a la ciencia y la innovación”.

Myriam Gómez también señaló la importancia de mantener las redes de contacto con el país para luego lograr una positiva reinserción laboral. En este contexto, mencionó la plataforma ChileGlobal, red que forma parte de la Fundación Imagen de Chile y que agrupa a profesionales de posgrado chilenos residentes en el extranjero. “Nuestro objetivo como Fundación es que ChileGlobal sea un puente que comunique a chilenos en el exterior y facilite su contacto permanente con el país, para así facilitar su retorno y reinserción. Hoy contamos con más de mil miembros, presentes en 122 ciudades en los cinco continentes”.

“Volver a Chile tras investigar en el extranjero”

El lanzamiento del libro se realizó en el marco del Seminario “Volver a Chile tras investigar en el extranjero”, que fue inaugurado por el Embajador José Manuel Silva, Director General Adjunto de Asuntos Bilaterales. El seminario comenzó con la presentación del doctor en Bioquímica y Presidente del Consejo de Sociedades Científicas, Jorge Babul, quien resaltó los esfuerzos que se han hecho para desarrollar la ciencia en el país, a pesar de la ausencia de canales apropiados para que la comunidad científica de a conocer sus trabajos y puntos de vista.

Posteriormente, se llevó a cabo una mesa de discusión donde se abordó el retorno a Chile tras investigar en el extranjero. La conversación comenzó con las palabras de María Elena Boisier, ‎directora de Fondecyt, quien mencionó los distintos programas de becas que existen y anunció que se está trabajando en una propuesta de inserción para los doctores en Chile, no sólo en el mundo académico sino que también en organismos del Estado. Además, comentó que buscan fomentar el emprendimiento entre los doctores que regresan al país.

En representación de Becas Chile asistió Isabel Munita, quien indicó que hay conversaciones avanzadas con el objeto de flexibilizar los requisitos para postular a las becas y las alternativas de retorno para aquellos que estudian en el extranjero, aunque rescató que las becas son un beneficio que también implica una responsabilidad.

Asimismo, Katia Soto, de la Fundación “Más Ciencia para Chile”, comentó que como institución buscan promover la generación de instancias como ésta, donde sea posible discutir respecto de este tema y difundir lo que está haciendo la comunidad científica, tanto en Chile como en el extranjero.

El panel de discusión contó también con la participación de Silvia Retamal, doctora en Educación, y Teresa Ramírez, doctora en psicología, quienes compartieron sus experiencias como becarias y las dificultades que han tenido para insertarse en el mundo laboral nacional tras su estadía en el extranjero.

(texto tomado de: http://www.imagendechile.cl/lanzan-libro-que-recopila-trabajos-de-investigadores-chilenos) 26 de Septiembre de 2014

Portada_Libro.jpg

Mi barrio

En CEDEUS tenemos un informativo semanal. En él, cada semana uno de los investigadores describe su barrio favorito. Pude mencionar cualquier barrio de Santiago (ej. Lastarria), de otra ciudad chilena (ej. el paseo Gervasoni) o de alguna ciudad del mundo (ej. Raval), pero no. Les dejo aquí el escrito:

El barrio favorito de Francisco de la Barrera: Colón 9000, Santiago

"No estoy seguro de que sea mi barrio favorito, pero sí que es el que mejor conozco. Aquí nací, crecí, jugué y hoy resido. Limita(ba)con la precordillera y cuenta con una gran diversidad e integración social. Donde hubo campamentos, ahora hay villas de viviendas sociales y también condominios. Tiene muchas áreas verdes, en gran parte autogestionadas. Hay feria los domingos, plazas, muchas canchas de fútbol cercanas y muchos negocios de los mismos vecinos. Hoy la construcción de malls, la necesidad de más estacionamientos y las nuevas casas “del cerro” amenazan a los quioscos familiares, a las áreas verdes y a las aves que nos cantan cada mañana, como la tenca que desde abril canta todos los días a 20 metros de mi ventana".

barrioinformativo.PNG

Comentarios recientes

Cerrar