Construyendo redes entre investigadores chilenos en BCN

Barcelona es la ciudad del mundo que concentra más becarios/as chilenos/as en el extranjero. Hace un tiempo hemos ido provocando instancias para fortalecer el diálogo entre investigadores/as (con o sin beca) para fortalecernos en lo académico y en otros temas. 

El 18 de octubre nos juntamos, una vez más para conocer experiencias de conformación de redes entre investigadores/as chilenos/as en otras ciudades y continuar construyendo redes. 

Ahí presenté una historia del hasta-ahora, usando el 1er Encuentro de investigadores/as chilenos/as en Barcelona como referente e hilándolo con lo que vino después. La comparto al final de esta nota. 

DSC_3577.JPG

La noticia sobre la jornada fue publicada en el sitio de la Radio Universidad de Chile, la Achipec y en Contraportada

Cómo se llegó a organizar el 1er encuentro de investigadores chilenos en Barcelona y qué vino después

(Leer más)

8 apuntes sobre la eventual pérdida de 15 mil hectáreas de áreas verdes en Santiago

Acerca de la noticia sobre las 15 mil hectáreas de potenciales áreas verdes de Santiago que se perderán por no haberlas consolidado:

1. Lo primero, y más básico, es que el concepto de área verde no existe como tal (o al menos con claridad), representando el área residual de la planificación urbana, donde no se construye.

2. La falta de una institucionalidad que planifique y gestione las áreas verdes hace que distintas instituciones manejen sus propios catastros. Al menos existen tres: uno realizado por el MINVU a principios de los 90, otro desde la entonces Comisión Nacional del Medio Ambiente a finales de los 90, y otros dos asociados al Gobierno Regional, ambos en la última década. Todos correspondientes a las sedes de la Región Metropolitana de Santiago y realizados por consultoras, excepto CONAMA.

3. Los catastros no coinciden entre sí, ni en qué consideran como áreas verdes ni en sus superficies si se seleccionan categorías equivalentes, ni por comunas. Y el cambio no se explica con el paso del tiempo. Hay diferencias metodológicas que explican-la-diferencia. Esto hace que hablar de superficies de áreas verdes sea, al menos, débil.

(Leer más)

¿Santiago loco por las bicis? 2 noticias, 6 comentarios y 3 experiencias

Las dos noticias estimulantes:

1. La Tercera: Santiago como uno de los mejores destinos turísticos para recorrer en bicicleta

2. EFE (via El Dínamo): Fiebre de la bici en Santiago

Pelota contra el piso. Seis comentarios. 

1. Genial como va aumentando la fiebre mediática. Cada vez hay más atención en aumentar el tránsito en bicicleta por la ciudad. 

2. Decir que Santiago es uno de los mejores destinos, es como-muscho. Basta darse una vuelta con ciudades con lindas costaneras, con calles peatonales céntricas donde sí es posible ir en bici y donde se puede andar por la calle tranquilamente. 

3. Las ciclovías. Son geniales, lindas, pero escasas. Y nunca, en una ciudad como Santiago, van a ser suficientes. Siempre necesitarán de la calle. Y andar por algunas calles es digno de kamikaze.

(Leer más)

Cienciambiental Outdoors

OUTDOORS Revista de deporte aventura, nos invitó a relatar una de nuestras experiencias trabajando en terreno (outdoors). Antonio hace un relato en primera persona que completamos con otras anécdotas. Quedó divertido. Livianito. Se los dejo para que se entretengan.

outdoors.PNG

outdoors2.PNG

Haz click sobre la imagen para ver el artículo en la plataforma issuu.com

Hacer hoy un doctorado en el extranjero II: 10 verdades

Ayer salieron los resultados de la última convocatoria a Becas Chile para hacer un doctorado en el extranjero. ¿Eres uno de los afortunados seleccionados? Déjame contarte unas cuantas verdadespobre infeliz joven padawan:

vademecum_doc.jpg

1. No hay verdades (de perogrullo, no?)

2. No hay estándares de calidad, cada doctorado es un mundo y depende exclusivamente de ti.

3. Tu experiencia será única y depende de unos 3453324 factores, que no expondré, porque aun no los termino de contar.

4. Quien sea tutor/a o director/a de tesis es fundamental.

5. Pasarás muchas-muchas-muchas horas frente a la pantalla de tu computador.

6. Procrastinarás.

7. Procrastinarás después de procrastinar.

8. Sea a donde sea que vayas habrá un/a chileno/a.

9. Latearás a los demás (también lateros) con lo-que-haces y lo-que-no-haces por tu tesis. 

10. Te expondrás a estrés, apreturas económicas, extremas exigencias de autosuficiencia (académica, social, afectiva) y por eso, según una fuente-que-quizo-guardar-el-anonimato, estás expuesto a trastornos psicológicos.

Es inevitable. Advertido estás.

Me gusta viajar en bus

Me gusta viajar en tren, pero no quiero escribir de eso ahora, sino de que me gusta (aunque menos) viajar en bus. 

Tiene un dejo diferente. Algo impredecible e incontrolable.

Va por la misma carretera y de la misma forma en la que iría de ir en auto, hasta que sin aviso entra a un pueblo con un terminal chico, aunque no feo y se sube una señora a vender galletas con manjar (wafles dice que son, pero no).

Un bus para donde quiere, en un kiosko incluso si el chofer tiene sed.

Un bus puede quedarse en-panne y puedes esperar al-lado-del-camino y tomar otro que venga atrás.

Los buses (si van llenos de gente) son más sustentables que los autos y los aviones, pero menos que los trenes. Y casi siempre son más baratos.

En un bus hay que ir con paciencia, hay que dormir, ver la película que ponen, mirar el paisaje por la ventana (y los rieles vacíos omnipresentes), pensar, escuchar música. También, los menos, leen, conversan y/o escriben. Esto también se puede hacer en un tren e incluso en un avión, pero con prisa.

No me olvido que los buses tienen culpa en que hayan tan pocos trenes en Chile, les quitaron la pega y eso no me gusta. 

Me gusta viajar en bus, pero viajo con rencor. 

De fuegos, prevenciones y tendencias

El último incendio en Torres del Paine ¿puede ser el último de estas características?. Yo creo que sí. Y es por una razón simple: corresponde al Área Protegida que más dinero puede recaudar, tiene pocos accesos, tiene poco usos alternativos al turismo y en general recibe turistas con formación básica de vida al aire libre. Y además llueve y la vegetación no es tan seca. 

Esto lo digo desde la teoría. Claro. 

¿Qué hacer para prevenir los incendios? Dos cosas: enfocar MUCHOS recursos a advertir a los visitantes que NO HAGA FOGATAS, con una multa altísima a quién se le vea prender una. La segunda, es crear cortafuegos, pero su eficacia es muchísimo menor a la primera medida. 

Algunos han sugerido muy someramente cortar el pasto seco lo cual es tirado-de-las-mechas. Ni pensarlo. Eso tiene justificación en lugares donde los incendios son naturales y suelen ocurrir. Hay sitios donde cortan la vegetación que crece bajo los árboles para que el fuego no llegue a las copas. Piense en la fauna que vive ahí. 

Por otra parte, el "ecosistema natural" (a.k.a. la condición del paisaje antes del incendio) no vuelve a su condición natural, porque hay especies introducidas (exóticas, no nativas) que aprovechan los espacios-que-les-dejan las especies nativas afectadas por el fuego. Crecen más rápido y pueden evitar que las especies nativas se re-establezcan y vuelvan a constituir el mismo ecosistema que estaba. Por todo esto hay tanto lagrimeo "ecologistoide".

Y luego que se inició el incendio... qué hacer para apagarlo? ufff... ese-muerto-no-lo-cargo-yo. Con los vientos que hay ahí y con la magnitud de los incendios (superficie con fuego) se necesitan MUCHÍSIMOS recursos para apagarlo, a menos que los vientos amainen y se ponga a llover. Pero ahí los corta-fuegos (franjas desprovistas de vegetación) ayudan. Y harto. Y qué decir de los brigadistas. Con los pocos recursos que tienen, con lo poco que les pagan, con la poca formación que tienen, un altar tendríamos que hacerles. Pero no, termina el incendio y que-se-jodan, vuelven a ganar (menos que) el sueldo mínimo. Y por 3 meses. Enviar a militares suena razonable, es nuestro patrimonio monetario y espiritual el que se nos va, pero enviarlos así como así, es irresponsable, requieren formación específica. Ahí hay una oportunidad.

Estoy convencido de que pese a que a todos/as nos duele que se incendie, cuesta comprender la enorme magnitud del incendio. Se habla de 127 kilómetros cuadrados (12700 hectáreas). Hacer la equivalencia con áreas que uno conoce ayuda. Otra equivalencia es usar Hidroaysén. Ahí se inunda la mitad de lo que se quemó ahora en una semana. Y harto que hemos jodido por eso. 

Y ante la pregunta... estamos teniendo demasiados incendios? O estamos como siempre? CONAF y-sus-escasos-recursos tienen datos que vale la pena mirar, sobre todo considerando que tienen una serie medianamente larga. Lo/a invito/a a mirarlas aquí: http://www.conaf.cl/conaf/seccion-estadisticas-historicas.html 

Les dejo un gráfico que destaca la cantidad de vegetación natural incendiada versus la masa forestal (de plantaciones) afectada. Sírvase introducir 13mil hectáreas para el 2012, en UN incendio... y vienen más.

vegnaturalincendiada.png

Fuente de la imagen: Elaboración propia a partir de datos de CONAF.

Y en número de incendios en total, sin incluir la superficie, sino solo la ocurrencia de incendios, con una línea de tendencia. 

ocurrencia_conaf.png

Fuente de la imagen: CONAF.

Ajustando la primera sentencia. Si no logramos evitar los incendios en Torres del Paine, donde están todas las condiciones dadas para prevenir, tenemos un panorama negro en el resto del país.

Relato de 2 semanas en bici por la ciudad

bicicleta,jpgRecién llegado a Santiago empecé a moverme en metro o micro (autobus), pero me tocaba caminar hacia sus estaciones o paraderos, gastando unos 15-20 minutos en cada viaje. Como los lugares entre los que me muevo no están muy lejos entre sí (ambos a 4km aprox.) me resultó cómodo hacerlo en bici.

Así es cómo recurrí a mi vieja Mountain-Bike-Oxford-aro-24 de mi época de quinceañero, guardada en un patio durante 7 años, empolvándose y oxidándose. A punta de virutilla y escobilla metálica le arranqué el óxido del motor y un poco del marco, la bañé en W-40, le subí el asiento y el manubrio, ajusté apenas los frenos y al día siguiente partí a-lo-campeón rumbo a la oficina. Al principio sonaban los frenos y los eslabones de la cadena se torcían un tanto. Alegremente, tras unos escasos minutos de pedaleo la bici dejó de quejarse sonar. Mi bici estaba de vuelta.

Los primeros días abusé de un sendero que hay en Tobalaba y de las veredas. Manejaba igual que como cuando tenía 14-15 años, apurado, esquivando harto y más de pie que sentado. Días después estoy usando más las calzadas (siguiendo las recomendaciones de cicleteros) y me he desviado un poco para usar las ciclovías, en especial la de Santa María, la-de-alta-velocidad de Antonio Varas y la-pasarela-deportiva de Pocuro.

No voy a grandes velocidades y gracias a eso me siento un tanto más seguro y puedo disfrutar de la ciudad, o de al menos una parte de ella que es harto linda. A la velocidad que voy la ciudad es amable. 

Mi experiencia es que a distancias cortas y medianas es super factible agarrar la chancha-de-toda-la-vida, esa que tengo-guardada-pa-las-vacaciones, la misma que tengo-pa-subir-al-cerro-algún-día, la bici de quinceañero. 

Me asoman en el horizonte varios temas pendientes: llevarla a un taller para que me-la-dejen-como-avión, equiparme con casco, reflectantes, luces, guantes y qué-se-yo-qué-más. Hasta ahora no he encontrado mucha información en la web, tal vez podríamos hacer algún aporte, al que le tinca, me avisa.

Actualización 6/12: Le quité la grasa y el w-40 que formó pelotas con tierra. Le puse aceite para bicicletas y va un poco mejor. Por casualidad pillé www.recicleta.cl, gente que hace sistemáticamente esto que yo hice al-tun-tun. Si se anima a hacer algo parecido contáctelos!

Actualización 9/12: Fotos (!!!), todo consejo es mu (MUY) bienvenido y la voy a llevar al taller de mi infancia.

(Leer más)

Comentarios recientes

Cerrar